El Departamento de Compras, valor en alza en las empresas

Parece tener menos relevancia comparado con comercial, marketing, producción o I+D, pero el Departamento de Compras tiene el mismo y decisivo impacto que los demás en la marcha y resultados de cualquier empresa. Los profesionales de “compras” cumplen una compleja responsabilidad, no siempre exenta de tensiones procedentes de dentro y de fuera de la organización en la que desempeñan su función.

La mayoría de las empresas tienen un departamento de compras. Un departamento que provee a su propia organización un servicio que se fundamenta en el aprovisionamiento de materiales necesarios para la producción o las operaciones diarias; la evaluación y negociación de precios para maximizar las ganancias y asegurar el suministro sin menoscabo de la calidad requerida o los plazos exigidos; trabajos administrativos y contabilidad relativos a la compra y entrega de suministros y materiales; búsqueda y selección de nuevos proveedores y materiales derivados de objetivos de mejora o de nuevas necesidades; seguimiento y evaluación de proveedores; cumplimiento de políticas de calidad y de acuerdos comerciales previamente demandados y acordados.

Un equilibrio difícil
Las personas con responsabilidades en “Compras” se encuentran en la tesitura de encontrar el punto de equilibrio ideal capaz de satisfacer las necesidades casi siempre divergentes que se dan cita dentro de su propia organización. Por una parte, las necesidades técnicas, operativas y funcionales. Por otra, las económicas. El objetivo es comprar el mejor producto, material o servicio, al menor precio. Y esta “norma” tan escueta y sencilla es la que convierte la gestión de compras en una tarea tremendamente compleja: la necesidad técnica exige, pero la económica todavía suele hacerlo más.
Por si esto fuera poco, “Compras” debe tener en cuenta el quién y el cómo de la empresa que presenta la oferta. De la robustez y fiabilidad de la empresa proveedora dependerá también el éxito de la gestión. De hecho, la confianza que genera el proveedor suele ser un factor determinante en la elección de la oferta. Incluso por encima de la oferta estrictamente económica.

Lo barato, sale caro
La experiencia suele dar credibilidad a la afirmación de que lo barato, a la larga, sale caro. Los profesionales de compras lo saben muy bien, por eso suelen reconocer, valorar y defender por encima del precio de compra el compromiso, la seriedad, la profesionalidad, la capacidad de resolución de problemas, la robustez financiera, la asistencia o el acompañamiento que, entre otros aspectos no siempre fáciles de cuantificar económicamente, muestra o prestará el proveedor.
Sin desvirtuar las condiciones técnicas y económicas preliminares, los profesionales de los departamentos de Compras prestan cada vez más atención a estos aspectos paralelos de la compra. Es por eso por lo que el nivel profesional en este departamento es cada vez mayor, más especializado y más estratégico dentro de las empresas. El comprador, sobre todo en el ámbito industrial, es un valor en alza.

Tanya Bahdanovich
Albert Ribó

Purchasing Dept.

Esta entrada fue publicada en CometNews, Corporativo. Guarda el enlace permanente.